¿Es igual la piel del niño que la de los adultos?

¿Es igual la piel del niño que la de los adultos?

Algunos padres no son conscientes de la gran diferencia que existe entre la piel de su hijo respecto a la suya. La piel infantil es más sensible y vulnerable a diferentes tipos de afecciones y agresiones, por lo que es importante conozcamos estas peculiaridades y sepamos como actuar antes los diferentes situaciones con las que nos encontramos habitualmente.

A continuación, detallaremos las características de la piel del niño, para poder aplicar los cuidados y tratamientos que ésta requiere:

  • Desecación y agrietación: la menor sudoración y. por tanto, la menor lubrificación de la piel, serán responsables de que la piel del niño tenga una mayor tendencia a la desecación y a agrietarse con facilidad.
  • Vulnerabilidad ante factores externos: debido al menor grosor de la piel infantil, habrá que tener mucho precaución con los productos que se apliquen sobre ella, puesto que si no son específicos pueden tener efectos abrasivos e inflamatorios.
  • Mayor sensibilidad a la radiación solar: la piel de los niños tiene disminuido el mecanismo protector frente a la radiación solar, llamado melanogénesis. ( síntesis y distribución de melanina). Al estar disminuida la producción de la melanina, la piel de los más pequeños es más sensible a los rayos solares. Por ello, es esencial el empleo de cremas que incluyan en su composición filtros de alta protección solar adecuados a su edad, con el objetivo de poder compensar su mayor vulnerabilidad a las radiaciones solares.
  • Propensión a las infecciones:  el sistema inmunológico de la piel infantil no se halla totalmente desarrollado, por lo que pequeñas lesiones, irritaciones o rozaduras pueden llegar a ser una fácil vía de entrada de procesos infecciosos.

Recomendaciones básicas

  • Utilización de preparados suaves e hipoalérgenicos para la higiene habitual, para así minimizar las irritaciones y escoceduras.
  • Hidratación activa diaria, preferentemente tras la ducha o el baño. Las presentaciones en forma de loción facilitan su aplicación sobre superficies corporales extensas, mientras que los preparados en forma de crema se recomiendan para tratar intensivamente zonas localizadas.
  • Realizar una adecuada fotoprotección, utilizando cremas con un alto factor de protección.
  • Mantener una dieta sana y equilibrada. Esta medida resulta fundamental para preservar la salud de la piel infantil.
2018-05-02T12:10:55+00:00 29 de junio de 2016|Blog|

Leave A Comment